martes, 12 de septiembre de 2017

Capítulo 5: La vuelta al cole





Era el primer día de cole para Pedrito y Carlota. Las vacaciones se habían acabado y tocaba volver a la rutina y reencontrarse con los amigos. Como todos los años, doña Sofía y don Alberto, los acompañarían en su primer día. En familia se llevaban mucho mejor los nervios ;)


-Venga niños, acabaros el desayuno. A ver si vamos a llegar tarde ya el primer día -dijo doña Sofía a sus hijos-.
-Eso, eso, no os despistéis que ya no estamos de vacaciones -dijo don Alberto.


-Pues yo tenía ganas de empezar ya el cole -dijo Carlota.
-Mira que eres rara, Carlota. No me digas que tienes ganas de volver a hacer deberes..
-No es eso, tonto, es que tengo ganas de ver a Renata. Hace mucho que no puedo jugar con ella...



-Pero Carlota, ¡si Renata vino a jugar contigo la semana pasada! -contestó su madre sorprendida.


- Es verdad, cielito -le dijo don Alberto-. Renata ha venido mucho a casa estas vacaciones. Habéis jugado mucho juntas.
-Ya, pero es que ahora la voy a ver CADA DÍA -contestó Carlota entusiasmada-. ¡Eso es todavía mucho mejor!


-Anda, vamos a recoger los libros, no vayamos a hacer esperar a Renata -contestó burlón Pedrito.


-Jo, pues yo estoy un poco nervioso -le confesó Pedrito a su hermana en la habitación-. A mí no se me da tan bien eso de volver al cole.



-Carlota, ¿y si nos despedimos de las marionetas antes de irnos?



-Qué bonitas son, ¿verdad? -dijo extasiada Carlota. 
Hacía poco que las tenían y estaban los dos encantados.
-Sí que son bonitas. ¡Y además muy divertidas! A la vuelta del cole -dijo solemne su hermano-, después de los deberes, jugamos con ellas.
-Síiiiiii -contestó Carlota entusiasmada.



Eran unas marionetas perfectas para su teatrillo. Un regalo que les había hecho una buena amiga* hacía un tiempo y que ellos disfrutaban muchísimo.

*Gracias, Dolors por tu colaboración en mi minimundo ;) 


-Lo que más me gusta de volver al cole son mis botas* nuevas, Carlota. Voy a poder jugar a fútbol la mar de bien. ¡Van a chutar solas!
-A mí me encantan los zapatos* que me ha comprado mamá. ¡Son de mi color preferido!

*De la maravillosa tienda en Etsy MorganaMiniArtShop



Y así llegaron al cole, en compañía de sus padres, equipados con sus libros y sus zapatos nuevos.


-Bueno, niños -dijo don Alberto-, que vaya muy bien el día.
-No te preocupes, cielo -dijo doña Sofía a su hijo-. Verás como en seguida se te pasan los nervios.
-Si ya casi se me ha pasado -dijo Pedrito sacando pecho.



Muy cerca de ellos otra madre despedía a su hija.
-Que vaya muy bien, Lola. Verás como pronto haces nuevos amigos.
-Sí, mami, ya tengo ganas de conocerlos a todos.



Y así los padres se despidieron de sus niños y niñas con una sonrisa y buenos deseos. Quizá no sólo los más pequeños tenían un pequeño nudo en el estómago.

Doña Sofía se había fijado en la joven madre que despedía a su hija. Eran nuevas en el colegio y se acercó a ella para presentarse.




-Hola, buenos días. Me llamo Sofía y este es Alberto, mi marido. ¿Sois nuevas en el colegio?
-Hola, sí, encantada. Me llamo Greta. Mi hija Lola empieza este curso y está encantada. A ver qué tal le va.


-Seguro que le irá bien -le dijo don Alberto-. Es una escuela estupenda. 
-A ver si hay suerte y Lola coincide con Carlota y Pedrito. Es una clase muy maja -dijo doña Sofía. 
-Ojalá que sí. Lola es muy sociable y en seguida hace amigos, pero a mí me cuesta más, soy bastante más tímida que ella -dijo Greta algo nerviosa-.
-Tú tranquila -le dijo doña Sofía con una amplia sonrisa-, poco a poco...


Los niños vieron a sus amigos nada más llegar y todo fueron gritos y saltitos de alegría.



-Renata!
-Carlota!
Las dos amigas se abrazaron como si no se hubieran visto la semana pasada, ni la anterior, ni la otra...



-Samuel, cómo va eso?
-Pedrito, cómo va eso?
Los chicos no fueron tan efusivos, pero desaparecieron por arte de magia los nervios que habían llevado en la barriga.


La señorita Emilia se dirigió a la clase.

-Niños, os voy a presentar a una nueva compañera. Se llama Lola y va a estar con nosotros a partir de este año.
Los niños se callaron y la miraron intrigados.



-Lola, te sentarás al lado de Carlota. Ella te ayudará a instalarte la mar de bien, ¿verdad que sí?


Carlota estaba encantada.
-Sí, claro que sí. Luego te lo enseñamos todo Renata y yo.
-Muchas gracias. Estoy algo nerviosilla, espero que se me pase pronto.
-Claro que sí -dijo Carlota-. El primer día es normal. Hasta mi hermano Pedrito estaba nervioso.


-Niños -dijo la señorita Emilia- empezaremos el día con una bonita redacción. El tema: Mis vacaciones. A ver qué tal se os da. Luego las leemos todas.


-Pues parece que ya no estoy nervioso -se dijo Pedrito-. Y me parece que este curso pinta muy bien. Esa niña tiene unas trenzas muy bonitas...



-Oye, Carlota. ¿Y a tí te gustan los Monsters?
-¡Mucho! ¡y a mi hermano también!

Lola dibujó una sonrisa de entusiasmo en su cara. ¡Había tenido mucha suerte con Carlota!





CONTINUARÁ...

2 comentarios:

  1. De nada. Las marionetas te han quedado genial, me alegro que las disfrutes.
    Una historia bien completa, me encanta el cole Modella!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Modella tiene cosas muy chulas también, y van geniales con los hogarines, verdad? Un abrazo, Dolors:)

      Eliminar