domingo, 24 de diciembre de 2017

La cocina

Hola a tod@s,

La siguiente habitación que conseguí fue la cocina de la serie roja. Tuve mis dudas con ella porque, aunque estaba bien conservada y muy bien equipada, le faltaba la puerta del horno. Eso me hizo dudar un poco, pero al final me decidí y volví a contactar con Sergio para hacerme con ella. Por fin la cocina viajó también desde Palencia. Y encantada de nuevo :)


Para arreglar el horno, pude hacerme con otra cocina en mal estado que justamente tenía la dichosa puerta. Así completé la habitación y quedó estupenda. Eso fue fácil, lo que fue un poquito odisea fue quitar el plástico que sujetaba las sillas y la mesa a la caja. Necesitaba que quedaran los muebles sueltos para luego poder colocar mis muñecos en sus historias. Con tiempo y paciencia lo conseguí.  



Y por supuesto luego he ido añadiendo más complementos (y más que llegarán :D)...


Me gusta porque con cada detalle las habitaciones van cobrando más vida...



HASTA PRONTO


2 comentarios:

  1. Me encantan las anécdotas sobre el coleccionismo, la manera en que se completan artículos a veces defectuosos o sin todas las piezas, como dices que te ha pasado con el horno. El proceso es parte del disfrute. La cocinita es preciosa. La estética setentera de los Hogarines me tiene completamente ganada.
    Besos y feliz año nuevo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ilona,

    Tienes razón, lo del coleccionismo es toda una aventura y es genial disfrutarla.

    A mí también me tiene ganada la estética setentera. Es tan colorida y divertida...
    Es un poco "almodovariana", jeje

    Un abrazo y feliz año a tí también, guapa

    Laura

    ResponderEliminar